Blancpain adorna su nuevo Quantième Perpétuel con una esfera verde intenso inspirada en los bosques de Le Brassus

Gracias a su gran experiencia relojera, la Manufactura de Brassus no cesa de ofrecer relojes tan técnicos como estéticos. Con motivo de este año bisiesto, la Manufactura se complace en presentar su nuevo modelo Villeret Quantième Perpétuel. Vestido con una caja de oro rojo, presenta por primera vez una esfera de un tono verde tan elegante como embriagador.

Tomando su ADN del pueblo bordeado de verdes abetos al que debe su nombre y del saber hacer de Blancpain, la colección Villeret simboliza el valor de la autenticidad. Atemporal, encarna el fuerte vínculo entre la Manufactura y las extraordinarias complicaciones de la relojería mecánica suiza. Fiel a este espíritu, el calendario perpetuo es un calendario complejo que ajusta automáticamente la fecha para tener en cuenta las variaciones de los meses y los años, incluidos los bisiestos. Auténtica memoria mecánica, no necesitará ningún ajuste hasta febrero de 2100, mes que no será bisiesto debido a una excepción que se produce tres de cada cuatro siglos en el calendario gregoriano.

Blancpain Villeret Quantième Perpétuel 6656_3653_55B

 

En Blancpain, este tipo de mecanismo presenta también una fase lunar a las 6 h, reconocible por su expresión única. Esfera emblemática de la Manufactura, fue también el símbolo del prestigio y del renacimiento de la relojería mecánica tras la crisis de los años 70, gracias a Blancpain, cuyo objetivo era restaurar la reputación de este arte demostrando que nada podía sustituirlo. La introducción de las fases lunares en la marca allanó el camino a muchas otras complicaciones, en particular el calendario perpetuo. En este año bisiesto 2024, la Manufactura demuestra una vez más su maestría desvelando su nuevo modelo Villeret Quantième Perpétuel. Accionado por el movimiento automático 5954, tiene una reserva de marcha de 72 horas y ofrece una vista sin obstáculos de su meticuloso acabado, su masa oscilante de panal de oro rojo y su espiral de silicio, gracias a un fondo de cristal de zafiro.

Aunque su funcionamiento es complejo, este calendario perpetuo tiene dos características especiales diseñadas para facilitar la vida a sus usuarios: la primera es un movimiento seguro que protege el mecanismo del calendario de posibles daños si el usuario ajusta el reloj mientras cambian las indicaciones. La segunda se refiere a los correctores bajo las asas. Introducido como primicia mundial en un calendario perpetuo en 2005 por Blancpain, este sistema patentado permite ajustar las indicaciones del calendario simplemente presionando con un dedo, sin necesidad de una herramienta de corrección. Situados debajo de las asas, estos correctores quedan ocultos cuando se lleva puesto el reloj, por lo que los laterales permanecen lisos y despejados, sin los pequeños "hoyuelos" habituales en los relojes con calendario. Estos elementos se complementan con la disposición de las indicaciones del calendario. A pesar de la complejidad del mecanismo (desarrollado y fabricado íntegramente por Blancpain), la información se distribuye claramente por la esfera, ofreciendo una buena legibilidad y equilibrio estético.

Luciendo una elegante esfera verde con efecto rayos de sol, su color recuerda los bosques de abetos del Valle de Joux, donde los relojeros del taller de Grandes Complicaciones producen este calendario. La correa de piel de aligátor marrón evoca la tierra y su generosidad, que ha permitido el desarrollo de la excelencia relojera a lo largo de muchas décadas. Para completar el conjunto, la caja de double pomme de 40 mm característica de la colección Villeret, así como los índices y las agujas, son de oro rojo, lo que añade un toque de contraste a la estética de la pieza. El resultado es un reloj armonioso de colores cálidos.

Complejo en su funcionamiento pero fácil de usar, este nuevo Quantième Perpétuel combina una esfera verde con una caja de oro rojo para celebrar el carácter especial de 2024, un año bisiesto.