Nuevos calendarios

Vignette

Tómese un momento para reflexionar sobre esta pregunta: de todas las complicaciones relojeras, ¿cuál es la que más se usa? Sin querer denigrarla, debemos admitir que la función despertador no está en liza, ya que al fin y al cabo solo nos despertamos una vez por día, o eventualmente dos, si nos podemos permitir hacer una siesta… Tampoco puede ser el cronógrafo, excepto si nos pasamos el día cronometrando el tiempo de cocción de un risotto (de preferencia 16 minutos). En cuanto a la repetición, es muy poco probable que la encantadora sonería se oiga más de unas pocas veces por día. Igual que tampoco se usa continuamente el doble huso horario, ya que no todos los días vamos de un lado del mundo al otro. En vista de lo que precede, podemos deducir que la complicación que más empleamos es el calendario. Totalmente consciente de la utilidad y la importancia de las complicaciones vinculadas al calendario, la maison Blancpain presentó en Baselworld 2017 tres relojes de la colección Villeret con una variación del tema de la fecha: el Villeret Jour Date; el Villeret Semainier Grande Date 8 Jours; y el Villeret Quantième Phases de Lune, destinado a las mujeres. Estos tres modelos ofrecen tres maneras distintas de indicar la fecha: por ventanilla, con una fecha grande y mediante una aguja.

Vignette

Fecha por ventanilla:

La colección Villeret es la más tradicional de Blancpain. Presenta una estética delicada cargada de elegancia atemporal y refinamiento. El nuevo Jour Date refleja estos valores y une los elementos de diseño emblemáticos de la colección –bisel double pomme, números romanos y caja fina– con una visualización sobria del día de la semana y de la fecha, situadas la una junto a la otra a la altura de las 3 horas. La presentación del día y de la fecha se integra perfectamente en la disposición de la esfera, preservando la armonía de los índices y del segundero pequeño y ofreciendo una mejor legibilidad.

El cambio del día de la semana se efectúa instantáneamente a medianoche mientras que el de la fecha es semiinstantáneo. Para no perturbar los flancos de la caja, que cuenta con unos acabados espléndidos, con correctores clásicos, el día y la fecha se ajustan por la corona. El movimiento que anima el modelo Jour Date es el calibre de manufactura de carga automática 1160 DD. Con sus dos barriletes, este movimiento Blancpain ofrece una reserva de marcha de 72 horas. Como en todos los movimientos que equipan sus colecciones, la maison también lo ha dotado con un volante sin raqueta de inercia variable y espiral de silicio. Esta alianza no solo realza la precisión del movimiento, sino también su robustez. Luce los acabados refinados característicos de la colección Villeret: achaflanado, perlado, Côtes de Genève y una masa oscilante en oro amarillo ornamentada con una decoración guilloché nido de abeja. Además, cuenta con un fondo transparente que permite admirar su movimiento. El Jour Date se viste con una caja de acero inoxidable de 40 mm de diámetro.

Fecha grande:

El Villeret Semainier Grande Date 8 Jours ofrece una interpretación totalmente distinta de la función calendario, empezando por la misma fecha. La complicación fecha grande encarna el summum de la legibilidad. Ubicada a la altura de las 6 horas, la fecha y sus dígitos extragrandes se pueden visualizar en dos ventanillas adyacentes. Al igual que las otras versiones grande date de Blancpain, la fecha de este Semainier salta instantáneamente a medianoche. Además de la fecha grande, este reloj ofrece otras dos complicaciones de calendario.

Vignette

La primera le dio su nombre al modelo: la indicación de la semana del año mediante una aguja serpentina. Esta manecilla, que recoge dos siglos de tradición relojera, vio la luz para facilitar la distinción entre las agujas horarias y las indicaciones adicionales. Por este mismo motivo se eligió una aguja serpentina para este modelo. Las grandes manecillas de la visualización horaria –horas, minutos y segundero grande– son de oro rojo y están sutilmente caladas siguiendo el estilo Villeret. Como la aguja grande que indica la semana del año es azulada y tiene forma de serpentina, es imposible confundirla con las agujas de las horas. Las semanas del año se indican en el contorno de la esfera, más allá de los números romanos.

El conocedor observará inmediatamente que la esfera de este Semainier indica 53 semanas. Es un error, lamentablemente demasiado extendido –y que con frecuencia cometen otras casas relojeras–, creer que los años tienen sistemáticamente 52 semanas, pues muchos tienen 53. Breve repaso técnico: la Organización Internacional para la Estandarización, comúnmente conocida por su acrónimo inglés, ISO, dictó una norma (la ISO 8601) referente a la numeración de las semanas. Según esta, la semana uno del año es la primera semana de enero que incluye un jueves y está más próxima al 1° de enero. La última semana del año es aquella que contiene la mayoría de sus días en el mes de diciembre y su último día es el domingo más cercano al 31 de diciembre. La aplicación de estas definiciones contenidas en la norma nos muestra que cada ciclo de 400 años del calendario gregoriano –que todos seguimos– comprende 71 años de 53 semanas, es decir, aproximadamente uno de cada cinco. Los años 2012, 2017, 2023, 2028 y 2034, son ejemplos de ello.

El Semainier de Blancpain también ofrece otra indicación calendaria: el día de la semana, que se puede ver en un contador a la altura de las 9 horas. Todas las indicaciones del calendario de este modelo se ajustan mediante el sistema de correctores bajo las asas, patentado por Blancpain. Comúnmente, estas indicaciones se modifican con unos correctores (pequeños agujeros) situados en los flancos de la caja. Este método obliga a usar una pequeña herramienta o lápiz de corrección para cambiar o ajustar la indicación. Los correctores bajo las asas de Blancpain evitan los inconvenientes de este sistema. En lugar de dañar la atractiva forma de los flancos de la caja con pequeños agujeros antiestéticos, los correctores están ocultos bajo las asas del reloj, dejando así el perfil lateral perfectamente liso e impecable. Más allá de la ventaja estética, este dispositivo también ofrece una facilidad de uso apreciable. Para activar los cambios no se necesita una herramienta especial, ya que los correctores patentados por Blancpain se pueden ajustar con la punta del dedo. El corrector bajo el asa situado a la altura de las 11 horas permite cambiar el día de la semana, mientras que el otro, situado bajo el asa a la altura de la una, ajusta la semana del año. La fecha se corrige por la corona.

El movimiento de este modelo Semainier es el calibre Blancpain 3738G2. Este movimiento de carga automática ofrece una reserva de marcha extraordinaria de ocho días gracias a tres barriletes. Al igual que en el modelo Jour Date, está equipado con un volante sin raqueta de inercia variable con espiral de silicio. Además, el volante está elaborado en titanio, lo que le valió el registro de una patente. La masa oscilante bicolor está ornamentada con un guilloché provisto de una decoración nido de abeja.

La esfera en esmalte gran fuego aporta un toque muy particular a este modelo. El proceso de creación de la esfera es extremadamente exigente. El esmalte se aplica por capas y se hornea entre una capa y la siguiente. El resultado final está a la altura del esfuerzo realizado, ya que da a la esfera una profundidad y una riqueza que solo esta técnica ancestral le puede conferir. Este conjunto se alberga en una caja de 42 milímetros de oro rojo y se lleva con una pulsera de piel de aligátor cosida a mano con una hebilla desplegable, igualmente de oro rojo.

Vignette

Fecha por aguja:

Con el Villeret Quantième Phases de Lune, propuesto en oro rojo o en acero, Blancpain presenta una tercera variante para la visualización de la fecha. Los 31 días del mes forman un círculo justo en el interior de los índices diamante de la vuelta de las horas y la fecha se indica con su propia aguja, dotada de una punta roja. Este estilo de calendario es emblemático de Blancpain, ya que se utilizó para el reloj con calendario completo y las fases de la luna, que fue el primero de este tipo a principios de los años ochenta, y desde entonces se encuentra tanto en los modelos masculinos como en los femeninos. La indicación de las fases de la luna se puede ver a la altura de las 6 horas y se distingue de los modelos para caballero por un hermoso detalle: el rostro de la luna, con un aspecto decididamente femenino, luce un discreto lunar en la mejilla.

Dos variantes de las versiones en acero han adoptado una innovación cuyas raíces se remontan a hace más de medio siglo y que proviene del patrimonio del Ladybird de Blancpain. Este reloj, lanzado en 1956, causó sensación por la introducción de un sistema de brazaletes intercambiables. Como la pulsera de piel se deslizaba a través de una abertura situada en el reverso del reloj, sus propietarias podían elegir, de manera fácil y rápida, el color y el estilo correspondiente a sus deseos o al vestuario que llevaban en aquel momento. El nuevo modelo para mujer también se presenta con este mismo espíritu. En este caso, en lugar de deslizar los distintos brazaletes detrás del reloj, lo que ensancharía el perfil, Blancpain ha desarrollado un dispositivo muy simple que incluye unas barritas con espigones y permite liberar el brazalete de las asas. Para cambiar de pulsera basta con efectuar los mismos gestos en un orden contrario. Tirando de las barritas con espigones se puede colocar un brazalete de otro color.

Con este práctico método de cambio de pulsera, el Villeret Quantième Phases de Lune se entrega como un conjunto completo. Su estuche de madera contiene el reloj acompañado por cinco pulseras con tonalidades diferentes: una azul, una roja y una negra de piel de aligátor, una blanca de piel de avestruz y una de satén negro. Este reloj de acero se produce en cuatro versiones: dos con sistema de pulseras intercambiables, con bisel y esfera engastados con diamantes o sin engastar; y dos sin el sistema de pulseras intercambiables, también con bisel y esfera engastados con diamantes o sin engastar.

El nuevo Villeret Quantième Phases de Lune está equipado con el calibre Blancpain 913, lanzado en 2015. La manufactura Blancpain está firmemente convencida de que la excelencia técnica de sus movimientos para caballero y para señora debe ser idéntica. Así, el calibre 913 está dotado de un volante sin raqueta y de una espiral de silicio. También desbroza un nuevo territorio técnico en la medida en que sus creadores han integrado el sistema de carga automática en el cuerpo del movimiento en lugar de añadir un puente de armado distinto. (Si desea mayor información vea el número 17 de Lettres du Brassus).

Las tres novedades Baselworld ofrecen tres interpretaciones distintas de la visualización de la fecha, una complicación tan útil que ocupa un lugar de honor en la relojería. 

Back to top