Oficios artísticos

Thumbnail

Este apartado se refiere a las disciplinas artísticas aplicadas a la relojería. En Suiza, relojeros y artesanos colaboran desde hace siglos para crear relojes decorados con exquisita delicadeza. Esta tradición se perpetúa en la Manufactura Blancpain, en concreto en nuestros talleres de oficios artísticos. Allí creamos decoraciones únicas siguiendo prácticas artesanales tradicionales. Los clientes pueden elegir, con la ayuda de nuestros artistas, aquellos diseños, temas, motivos y técnicas que más sean de su agrado. El resultado son obras de arte hechas a medida que satisfacen las expectativas más exigentes. 

Shakudō

El shakudō es un arte japonés ancestral que los samuráis utilizaban para decorar los elementos más pequeños de sus catanas. Hoy en día lo practican nuestros artesanos del Valle de Joux (Suiza) para elaborar esferas únicas. 

Consiste en una aleación de oro y cobre. En el procedimiento tradicional aplicado en Blancpain, la pieza destinada a convertirse en la esfera se sumerge en un baño llamado "rokushō" para modificar su color. Esta operación se repite hasta conseguir el tono deseado, compuesto de sutiles matices de negro, gris o azul. Cuando se ha obtenido el tono deseado, se realizan los acabados y se estabiliza el color.

El shakudō se complementa a menudo con técnicas artísticas como el grabado, el damasquinado o la escultura.

Thumbnail
Thumbnail

Grabado

El grabado a mano es una de las artes decorativas más empleadas en la Alta Relojería. Nuestros maestros grabadores, fieles a la tradición, decoran esferas, puentes de movimientos, masas oscilantes, fondos de cajas y autómatas. Su trabajo empieza con la realización de esbozos a mano que representan en detalle las formas y su disposición sobre la parte del reloj que se desea grabar. Después tallan la superficie del material siguiendo el esbozo previo con la ayuda de buriles. Estas herramientas, con puntas de diferentes formas, les permiten trazar líneas finas aplicando la técnica de la talla dulce, además de crear texturas que insuflan vida al diseño.

Damasquinado

El arte decorativo del damasquinado surgió en China y posteriormente se expandió, primero a la antigua Damasco, Persia, y la India, y más tarde a España, en concreto a Toledo. Los artistas de Blancpain han encargado de incorporar este arte ancestral al mundo de la Alta Relojería.

El damasquinado consiste en tallar primero en profundidad la superficie que se quiere decorar siguiendo el diseño deseado. A continuación, en estos finos cincelados se martillean hilos de metales preciosos como el oro o la plata, se aplana su superficie y se pule con meticulosidad. La decoración se mantiene en su lugar gracias al trabajo manual de insertar y martillear el metal. El resultado: obras maestras sin parangón.

En Blancpain producimos esferas decoradas por entero mediante la técnica del damasquinado y otras donde se combina con elementos delicadamente grabados a mano.

Thumbnail

Binchōtan

El binchōtan, originario de Japón, es un carbón obtenido mediante procedimientos tradicionales con más de 400 años de antigüedad. Su densidad extrema, fruto de la combustión lenta de la madera de ubamegashi (Quercus phillyraeoides) en un horno de arcilla a 1.300°C, le confiere una calidad excepcional. Una elevación súbita de la temperatura, seguida de un enfriamiento veloz, reduce la corteza del árbol a ceniza y deja a la vista una superficie lisa de una dureza comparable a la del acero.

Nuestros artesanos de Le Brassus emplean el binchōtan para crear esferas únicas. Primero lo lavan y lo cortan en discos finos. Sobre esta superficie colocan varias capas de resina obtenida de la savia del árbol de la laca asiático a fin de prevenir el envejecimiento del material. Seguidamente pulen los discos para resaltar la belleza de las estrías del binchōtan y el intenso color de su superficie, que decoran con minuciosidad utilizando una laca pigmentada. Finalmente, fijan en las esferas diferentes decoraciones como apliques de oro y grabados a mano, a veces satinados. 

El binchōtan también se puede utilizar para crear inserciones decorativas aplicadas a esferas de oro grabadas en combinación con esmalte Grand Feu.

Vignette

Pintura con esmalte

La pintura de miniaturas con esmalte es una de las numerosas técnicas que aplicamos en Blancpain. La esfera del reloj es el lienzo de nuestros esmaltadores. Su trabajo empieza con la preparación de la superficie a pintar. Sobre una placa de oro macizo, los artistas de nuestros talleres aplican el esmalte capa a capa, tanto en el anverso como en el reverso, siempre con sumo cuidado para evitar que la esfera se deforme. Tras cada capa hay que introducir la placa en un horno a unos 800°C. A continuación se pule con esmero la superficie de esmalte para que quede impecable, sin fisuras ni defectos.

A continuación se añaden los pigmentos coloreados, siempre siguiendo un croquis trazado con delicadeza. Nuestros esmaltadores crean los colores mezclando polvo de esmalte, óxidos metálicos y aceite de pino en un mortero de ágata. Para pintar utilizan pinceles con pelos microscópicos de marta y finalmente realizan una cocción en el horno. Gracias a esta técnica tradicional se obtienen colores deslumbrantes y eternos.

Thumbnail
Volver arriba