L-evolution Chronographe Flyback à Rattrapante

Compartir

La última creación de la Colección L-Evolution, está dotada de un cronógrafo flyback ratrapante y con un gran fechador. Utilizando materiales de fibra de carbono y tecnología de punta, este reloj refleja el compromiso de Blancpain en el universo GT.

Con un enfoque tan extremo, Blancpain sólo podía emplear el carbono genuino para desarrollar un reloj como éste. Sus propiedades, ligereza, robustez y estética ofrecen, indudablemente, múltiples posibilidades de desarrollo. Este material high-tech ha sido empleado para realizar ciertos componentes del reloj. El bisel y la esfera – proezas técnicas y reflejo de la fuerza de innovación de Blancpain –, son de fibra de carbono. Para afirmar su lado deportivo, la visualización de la fecha grande adopta una fuente digital, toques de rojo que destacan sobre el fondo negro, el pulsador a la altura de las 8h recuerda la forma de una tapa del tanque de combustible y el contador a las 9h presenta forma de escudo.

En el corazón de este nuevo modelo, el calibre 69F9 con sus 409 componentes y sus 44 rubíes dispone de 40 horas de reserva de marcha. Está dotado de una rueda de pilares que garantiza una reacción precisa de los pulsadores y de un embrague vertical que evita un salto inesperado de la aguja al momento en que arranca el cronógrafo. Este movimiento asocia un cronógrafo flyback con ratrapante y una gran fecha de doble ventanilla. El cronógrafo de ratrapante, considerado como una de las principales complicaciones de la relojería, permite la lectura del tiempo intermedio gracias a una aguja llamada ratrapante que se superpone a la trotadora. Cuando se activa la función ratrapante mediante el pulsador situado a la altura de las 8h, la aguja se para permitiendo la lectura de un tiempo intermedio, mientras la trotadora continúa imperturbablemente su carrera. Una segunda presión sobre este pulsador permite que la ratrapante alcance («rattrappe» en francés) a la trotadora. La función flyback que permite la vuelta a cero y el arranque instantáneo del cronógrafo se activa mediante el pulsador situado a la altura de las 4h.

El cristal de zafiro permite admirar este movimiento finamente decorado. Para llegar a este resultado se requieren numerosas etapas. Los componentes se someten a una disminución de material bicolor granallado (dorado 5N o rodiado, según los acabados). Cabe mencionar que los rasgos estirados de los puentes de NAC presentan un aspecto gris antracita muy característico de este tratamiento.

La pulsera de alcántara negro con pespuntes está dotada de inserciones de carbono que recuerdan las últimas evoluciones en el ámbito de los automóviles de carrera. Por último, el capó de la hebilla desplegable es de carbono.