Creación

Blancpain perfecciona constantemente sus relojes manteniéndose siempre fiel a un patrimonio secular. El dominio absoluto del proceso de fabricación proporciona a la Manufactura una libertad total en la creación de movimientos, aunque siempre respetando los códigos estéticos de la marca.

Cada reloj Blancpain es el fruto de una idea. La fuerza de la Manufactura reside en su capacidad de crear relojes innovadores y, al mismo tiempo, respetuosos con la tradición relojera suiza. Su búsqueda de la perfección anima a Blancpain a mejorar incesantemente el funcionamiento, la precisión y la elegancia de sus relojes.

Para nosotros, la innovación es un motor cuyo eje principal es el departamento de investigación y desarrollo. La elaboración de movimientos inéditos y de nuevas complicaciones, a menudo en primicia mundial, ocupa un lugar preferente. Nuestros especialistas tampoco olvidan las cajas, las esferas y las pulseras. Incluso los elementos que no se ven, como los tornillos y los muelles, son objeto de una constante investigación. Un reloj Blancpain tiene que ser perfecto hasta en aquellos elementos que el ojo no puede ver.

 

El diseño de un nuevo movimiento

Desde el momento en que un concepto se convierte en un proyecto, los ingenieros de construcción diseñan los planos del nuevo reloj ayudándose de herramientas informáticas. Este trabajo exige los conocimientos más avanzados, no sólo en el arte relojero, sino también en micromecánica e informática. Un proyecto de mediana envergadura requiere 1.500 horas de trabajo.

 

 

Homologación del movimiento

A partir de estos planos, los técnicos de laboratorio montan un prototipo que se someterá a numerosos controles para comprobar su conformidad y homologarlo:
•    pruebas de medición, para calcular los diferentes valores teóricos del movimiento;
•    pruebas de fatiga, que simulan el funcionamiento del reloj durante varios años;
•    pruebas de fiabilidad y de resistencia a los choques mecánicos, térmicos y magnéticos.

Únicamente aquellos prototipos que hayan superado todas estas etapas podrán incorporarse a la familia de movimientos de Blancpain.

 

El aderezo del reloj

Para que todo el mundo pueda expresar su personalidad, nuestros especialistas en aderezo y diseño desarrollan para cada modelo una caja, una pulsera, una esfera y unas agujas. Su imaginación y sus conocimientos otorgan a cada modelo una personalidad única, en sintonía con la tradición de Blancpain. Aunque cada reloj es único, todos comparten una identidad estética que define su pertenencia a la familia Blancpain.

En el ámbito del aderezo del reloj, Blancpain también lleva a cabo innovaciones punteras. La Manufactura cuenta con varias patentes internacionales, como el sistema de correctores situados bajo las asas o un método de engastado totalmente original.