Tourbillon calendario perpetuo

La unión del tourbillon con el carácter

eminentemente práctico del calendario perpetuo:

una combinación de complicaciones muy “natural”.

¿Existe un complemento más adecuado para un tourbillon ―cuyo movimiento rotatorio compensa los efectos de la gravedad y aumenta la precisión del reloj― que un calendario perpetuo que indica el día, el mes y la fecha sin necesidad de correcciones manuales (incluso en los años bisiestos)?

Para realizar este movimiento, los relojeros de la Manufactura Blancpain han tenido que afrontar el reto de integrar un mecanismo de fecha perpetua ―con su complejo sistema de levas y ruedas, concebido para colocarse sobre la esfera― en el tourbillon volante, que se puede observar a través de una abertura en la esfera. Sus esfuerzos para combinar estos elementos de modo equilibrado han recibido recompensa en forma de una pieza bella y armónica.

En el año 2000, Blancpain fue la primera marca relojera en presentar un reloj de pulsera automático con tourbillon, fecha perpetua y reserva de marcha de ocho días. De este modo, la Manufactura de Le Brassus ha remediado el principal inconveniente de los relojes con este tipo de complicaciones: la necesidad de darles cuerda manualmente. Dado que resulta prácticamente inimaginable llevar un reloj tan refinado todos los días, su propietario se veía obligado a ajustar el complejo mecanismo de calendario cada vez que cambiaba la hora.

La solución encontrada consiste en colocarlo en un joyero giratorio, para que este reloj con tourbillon automático y fecha perpetua siga funcionando incluso en los momentos en que su propietario no lo lleva en la muñeca. De esta manera, el propietario puede estar seguro de que el calendario estará actualizado en todo momento y de que podrá llevar el reloj cuando así lo desee.

Modelos de referencia Tourbillon calendario perpetuo

4289Q-3642-55B4225-3642-55B