Ecuación activa del tiempo

De todas las complicaciones históricas del

arte relojero, la ecuación activa del tiempo

es sin duda la más legendaria

y valiosa.

De todas las complicaciones históricas del arte relojero, la ecuación activa del tiempo es sin duda la más legendaria y valiosa. La indicación de esta ecuación vincula el reloj al ciclo solar. Por motivos de comodidad, se decidió dividir un día en 24 horas de idéntica duración. Todos los relojes, de los modelos de cuarzo más básicos a las modelos construcciones relojeras más prestigiosas, se mantienen fieles a este principio y miden el tiempo siguiendo esta norma. Sin embargo, en realidad los días de 24 horas son tan solo una convención. Se trata de una media muy útil para las necesidades de la vida cotidiana, pero que se no se corresponde exactamente con la duración real de un día solar. Dado que la órbita terrestre no es totalmente redonda y que su eje de rotación está inclinado en 23 grados, el tiempo solar real puede diferir de las 24 horas en varios minutos, según el periodo del año. Esta diferencia de duración entre un día solar (el tiempo "verdadero") y un día de 24 horas (el tiempo "medio") es la ecuación del tiempo.

La diferencia acumulada entre el tiempo solar y el tiempo universal puede variar de +14 a -16 minutos. Cuatro días al año, los errores se compensan y los tiempos "verdadero" y "medio" se corresponden exactamente.

Hace dos siglos, la fascinación que despiertan el sol y el fenómeno de variación de la duración de un día hizo que los relojeros reprodujeran esta diferencia en sus creaciones relojeras. Desde entonces, la ecuación del tiempo ha sido una complicación destinada exclusivamente a los relojes más especiales.

En 2004, Blancpain presentó una complicación revolucionaria: la Ecuación Activa del Tiempo. Por primera vez, los relojeros de Blancpain consiguieron integrar esta complicación en un reloj de pulsera. Hasta ese momento estaba reservada a los relojes de pared o de bolsillo. Para conseguirlo, crearon un tren de rodajes y de engranajes controlado por un ingenioso diferencial y una leva de ecuación compleja que dirigen el avance de la aguja de los minutos convencionales y la aguja de la ecuación del tiempo. Además, el calibre 3863 permite indicar la ecuación del tiempo en una pequeña esfera con escala. El primer reloj de pulsera del mundo con ecuación activa del tiempo combina la doble indicación de la ecuación activa con una fase de luna retrógrada y un calendario perpetuo. La decoración del movimiento completa esta obra maestra. Los puentes cincelados y la masa oscilante decorada con un magnífico sol, ambos hechos enteramente a mano, celebran con majestuosidad este nuevo logro de Blancpain.

Modelos de referencia Ecuación activa del tiempo

6638-3431-55B6638-3631-55B