Despertador GMT

Esta complicación, una de las más útiles, es el

compañero ideal para los trotamundos. Escondida

dentro de un reloj de pulsera muy práctico, cobra vida

a la hora deseada para despertar al viajero.

Esta complicación permite programar la activación de una sonería a una hora determinada. Además de servir como despertador, la función de alarma también puede utilizarse para recordar una cita o una tarea pendiente.

Un contador de 12 horas con dos agujas situado a las 3 horas indica la hora a la que está programada la alarma. Al pulsar el botón situado a las 8 horas, se activa el despertador por medio de una rueda de pilares. Un indicador con las palabras "on" y "off" situado a la 1 permite saber de un vistazo si el despertador está activado o no. La sonería se produce gracias a los golpes de un martillo contra un timbre.

Los funcionales relojes con alarma Blancpain combinan dos complicaciones muy valoradas por el viajero del siglo XXI: la función de despertador mecánico e indicación de un segundo huso horario, es decir, la complicación GMT, y además la fecha, cuya corrección, hacia delante o hacia atrás, está también vinculada al segundo huso horario. 

Los modelos Réveil GMT de Blancpain indican la hora de referencia con una aguja central sobre una escala de 24 horas. La hora del despertador se refiere, lógicamente, al segundo huso horario, que está indicado por las agujas de las horas y de los minutos habituales pero corresponde a la hora del país visitado.

Los relojes dotados de un despertador requieren dos cubos, uno que acumula la energía necesaria para el movimiento y otro para la sonería. El mecanismo automático que llevan los relojes despertador Blancpain da cuerda simultáneamente al movimiento y a la reserva de marcha del despertador.