Cronógrafo flyback con ratrapante

Este reloj, ideal para comparar el rendimiento de

dos adversarios en una carrera, es capaz de

medir simultáneamente dos intervalos de tiempo.

El cronógrafo flyback con dispositivo ratrapante se basa en el mismo principio que el cronógrafo clásico, pero además puede retener y mostrar tiempos intermedios. Gracias a este mecanismo se pueden comparar dos intervalos temporales, como por ejemplo los tiempos de dos corredores.

Cuando el cronógrafo está parado, el segundero esconde otra aguja. Cuando el cronógrafo se pone en marcha, las dos agujas, perfectamente superpuestas, arrancan al mismo tiempo hasta que se aprieta el botón del dispositivo ratrapante y se separan: la primera se detiene mientras que la segunda sigue girando. Es entonces cuando se puede leer el tiempo intermedio, mientras la aguja del cronógrafo sigue avanzando. Al apretar una segunda vez el botón, la aguja detenida "atrapa" inmediatamente a la aguja en marcha.

Construir un mecanismo en el que dos agujas funcionen alternativamente de manera sincronizada e independiente consiguiendo la máxima precisión constituye un verdadero reto técnico. Es por ello que el cronógrafo con ratrapante, basado en un sistema de embrague y memoria mecánica, es una de las complicaciones relojeras más difíciles de realizar.

Todos los cronógrafos con ratrapante de Blancpain están provistos de una segunda rueda de pilares –el mecanismo de los cronógrafos más refinados y prestigiosos– para controlar de manera independiente el paro y la reunión de los segunderos del cronógrafo. Una rueda de aislador, una pinza que ejerce como freno, un aislador y una serie de delicados ajustes finos realizados minuciosamente completan el dispositivo que permite transformar un cronógrafo en un cronógrafo con ratrapante.

En 1989, Blancpain presentó una primicia mundial: el calibre 1186. Se trataba del primer cronógrafo con ratrapante de cuerda automática. Hasta ese momento, los cronógrafos con dispositivo ratrapante, sometidos a la limitación que suponía el sistema tradicional de dos ruedas de pilares, no incluían la complicación adicional de la cuerda automática. Un año antes, la Manufactura de Le Brassus había creado el movimiento 1181, el cronógrafo con ratrapante de cuerda manual más plano del mundo (calibre 1181).

Todos los cronógrafos con dispositivo ratrapante de Blancpain también están provistos de la función flyback, que permite poner a cero y volver a poner inmediatamente en marcha el cronógrafo. Esta función se acciona apretando el botón situado a las 4 horas.

Modelos de referencia Cronógrafo flyback con ratrapante

8886F-1503-52B4286P-3642-55B4289Q-3642-55B