Carrusel volante un minuto

El carrusel, pensado para compensar los efectos

de la gravedad en la precisión de los relojes,

es una complicación rara y fascinante.

Blancpain lo ha rescatado e

integrado por primera vez en un

reloj de pulsera.

Igual que el tourbillon, el carrusel compensa y anula los efectos de ralentización y aceleración del balancín causados por la atracción terrestre. Efectivamente, el balancín y el escape, órganos reguladores del reloj, se ven afectados por la gravedad cuando están en posición vertical. Sin embargo, gracias a la rotación de un tourbillon o un carrusel, adoptan sucesivamente todas las posiciones verticales, lo cual compensa estas imprecisiones.

Si bien el tourbillon posee una jaula giratoria, el carrusel, en cambio, se compone de una plataforma sobre la que giran el balancín y su puente, igual que un caballito en un tiovivo, de ahí el nombre.

Blancpain nos sorprende con una primicia mundial al recuperar esta complicación casi olvidada desde hace más de un siglo e integrarla en un reloj de pulsera. El carrusel de la Manufactura de Le Brassus es, además, el primero cuya jaula da una vuelta completa en exactamente un minuto.

Para permitir a su propietario admirar este ingenioso sistema, se ha practicado en la esfera a las 12 horas una abertura que deja ver el carrusel. Una presentación refinada resalta este elegante mecanismo en el que uno de los puentes adopta la forma de una aguja para indicar los segundos.

Modelos de referencia Carrusel volante un minuto

6622L-3631-55B00222A-1500-53B00222-1500-53B00225-3434-53B