Tourbillon Carrousel: una combinación inédita, un contraste en movimiento

Compartir

El tourbillon y el carrusel hacen parte de las grandes realizaciones que tienen como objetivo reducir los efectos producidos por la fuerza que ejerce la gravedad terrestre en el funcionamiento del movimiento. Por primera vez en la historia de la relojería, Blancpain presenta un reloj de pulsera que reúne a estos dos reguladores.

Verdadera proeza técnica, la Manufactura de Le Brassus asocia el tourbillon al carrusel, dos complicaciones emblemáticas de la marca para proponer un modelo de excepción dotado de un tourbillon volante a las 12h00, de un carrusel volante a las 6h00 y de un calendario a las 3h00. Las miradas quedan inmediatamente impactadas por las diferencias y similitudes de ambos mecanismos así como por la belleza de su rotación. Las dos jaulas, independientes la una de la otra, están unidas por un diferencial que transmite el promedio de marcha de los dos reguladores a la visualización de las horas. Una corona de armado exterior permite el armado simultáneo de los dos barriletes al tiempo que garantiza un armado igual, dando a este guardatiempos toda su precisión y siete días de reserva de marcha. El fondo de cristal de zafiro permite entrever este ingenioso mecanismo al igual que la indicación de la reserva de marcha.

La Manufactura de Le Brassus ha rehabilitado y replanteado el carrusel ofreciéndole nuevas perspectivas. Por lo tanto, este dispositivo constituye una alternativa al tourbillon, aunque se distinguen por la manera en que cumplen su función. A pesar de que ambos sistemas tienen el mismo objetivo, ellos se diferencian por su construcción. En el caso del tourbillon, la caja está unida al barrilete a través de un único tren de ruedas, lo que significa que en caso de parada de esta unión mecánica, el tourbillon también se detiene, dejando de dar girar. El carrusel está unido al barrilete por dos trenes de ruedas. El primero transmite la energía necesaria al funcionamiento del escape, el segundo controla la velocidad de rotación de la jaula. La diferencia entre los dos sistemas consiste entonces en que el carrusel posee una construcción más estudiada y más rica en componentes, pero la cohabitación de ambos dispositivos constituye un verdadero reto. Cabe señalar que es una primicia mundial lanzada por los relojeros de Blancpain.

En cuanto al acabado del movimiento, está demás decir que Blancpain le brinda un cuidado muy particular. Por el lado de la esfera, la cubierta del mecanismo ha sido calada con el fin de dejar entrever las partes móviles en funcionamiento, estando además dotada de un decorado «flinqué». Este tipo de decoración se ha reproducido en los puentes para darle mayor armonía al movimiento. Las ruedas retoman la estética de las ruedas tipo llantas anguladas características de la marca. Este cuidado que se le brinda a la decoración le da a la pieza una profundidad particular. Esta complicación está equipada con el nuevo calibre manual 2322 de 35,3 mm de diámetro y 5,85 mm de grosor, y está compuesta por 379 piezas entre las que se encuentran las dos nuevas espirales de silicio.

Agradable de usar, la caja en oro rosa de 44,60 mm de diámetro es particularmente delgada pues sólo mide 11,94 mm de grosor. En cuanto a la esfera de estética discreta, está dotada de una vuelta de hora en esmalte gran fuego con indicadores expresados en números romanos de oro 5N. El brazalete de piel de aligátor forrado en alzavel dispone de una hebilla desplegable de tres hojas que garantiza una excepcional comodidad de uso.