Carrusel, repetición de minutos y cronógrafo: un trío único «Le Brassus»

Compartir

Poseedora de una serie de primicias mundiales tanto por sus modelos Carrousel Volant y Carrousel Répétition Minutes, la Manufactura Blancpain se mantiene en la cumbre del arte relojero y asocia por primera vez estas dos complicaciones a un cronógrafo flyback en versión automática.

Son raras las marcas relojeras que tienen la capacidad de proponer modelos de gran complejidad y más raras aún aquellas que conciben dichos movimientos por sí mismas. Este trío inédito de la colección Le Brassus se caracteriza por un abanico de complicaciones exclusivas de Blancpain. Para empezar, el carrusel, mecanismo excepcional rehabilitado por Blancpain en 2008, está representado aquí por su célebre carrusel volante un minuto.

Segundo, la repetición de minutos. En Blancpain, son numerosos los estudios sobre la optimización del sonido. Las hojas de su timbre catedral se enrollan una vez y media alrededor del movimiento con el fin de producir una tonalidad de una calidad realmente impresionante. Su forma de transmisión se optimiza fijando el timbre a la caja, una solución que permite obtener un volumen y una claridad sonora asombrosos. El último adelanto para mejorar la pureza del sonido consiste en un regulador volante que reduce el ruido de fondo producido por el mecanismo. Y, para excluir cualquier riesgo de daño, un sistema desconecta de manera automática el dispositivo de ajuste de la corona desde el momento en que se activa el gatillo de la repetición.

Y tercero, una función igualmente inscrita en el patrimonio Blancpain: el cronógrafo, considerado como el rey de la medición de los tiempos cortos, especialmente cuando está asociado con la función «flyback» o retorno al vuelo, (función utilizada históricamente por los aviadores). Una simple presión sobre el pulsador situado a la altura de las 4h basta para reiniciar una medición del tiempo mientras un primer cálculo está en progreso. Firma constante de los cronógrafos de la Manufactura, la rueda de pilares y el embrague vertical, más complejo de realizar, aportan una precisión infalible a la puesta en marcha. Actualmente, la versión inédita de un dispositivo inusual de un contador de 30 minutos en el centro del calibre demuestra el dominio relojero de los constructores de Blancpain. La simplicidad de uso de este nuevo cronógrafo sólo es comparable a su complejidad interior.

Esta triple asociación se presenta en una caja de 45 mm de oro rojo, provista de una vuelta de horas, de un contador de 30 minutos y de índices en esmalte gran fuego. Con estilo sobrio y eficaz, la combinación de la esfera calada y el fondo de cristal zafiro garantizan su valorización y una vista en profundidad sobre este complejo dispositivo. De manera particular, las agujas del cronógrafo, minutos y segundos, presentan una longitud que asegura una máxima legibilidad estéticamente respaldada por los indicadores correspondientes. Como conviene a un calibre de tal exclusividad, los puentes y la platina son de oro de 18 quilates, lo que no facilita la tarea de los relojeros del Valle de Joux.

El nuevo reloj Carrousel Répétition Minutes Chronograph Flyback de la colección Le Brassus conjuga la totalidad de este patrimonio y del saber hacer ancestral de la Manufactura de Le Brassus. Una línea en la cumbre del arte relojero que refleja la fuerza innovadora de Blancpain.