CARROUSEL RÉPÉTITION MINUTES LE BRASSUS

Compartir

En la cúspide de las novedades que Blancpain ha presentado en Basel 2010, está el Carrousel Répétition Minutes Le Brassus. Esta gran complicación, primicia en la historia de la relojería, combina un carrusel volante de un minuto con un mecanismo de repetición de minutos dotado de un timbre catedral.

Pocas marcas son capaces de ofrecer una complicación con repetición de minutos y aún son menos las que han desarrollado su propio movimiento de repetición de minutos. Desde finales de los años 80, Blancpain ha desarrollado y producido continuamente no uno sino dos movimientos diferentes de repetición de minutos. En 2010, se creó el tercero con la introducción del Carrousel Répétition Minutes Le Brassus.

Esta gran complicación, totalmente inédita, incorpora multitud de innovaciones desarrolladas por Blancpain. La repetición de los minutos lleva un mecanismo de timbre catedral con el que se consigue un sonido muy prolongado, haciendo girar el movimiento una vez y media para lograr una mejor sonoridad. La transmisión del sonido desde el movimiento hasta la caja siempre ha sido algo problemático para los creadores de este tipo de complicaciones. Sin embargo, Blancpain ha sabido solventar el problema uniendo el timbre catedral al interior de la caja, una solución que consigue un volumen y una claridad que no se da en ningún otro mecanismo del sector. Por si fuera poco, Blancpain ha mejorado el mecanismo de repetición con un volante especial que regula el movimiento.

Desde siempre, los mecanismos de repetición han adolecido de una gran fragilidad, de manera que se estropean si el usuario intenta cambiar la hora mientras la repetición está sonando. Gracias a una innovación, se ha logrado solucionar el problema: la actuación de la repetición desconecta el mecanismo de la corona y, por lo tanto, se elimina el riesgo si ésta se manipula en ese momento. Además, como bien merece un mecanismo de tal complejidad, el movimiento de esta pieza de excepción está dotado de puentes y de una platina de oro rojo minuciosamente grabados a mano.

El corazón del nuevo Le Brassus es el carrusel volante de un minuto de Blancpain, que aportó al mundo de la relojería gran cantidad de primicias cuando se presentó hace dos años, como, por ejemplo, ser el primer carrusel de un minuto del mundo, el primer carrusel volante y el carrusel volante en un reloj de pulsera.

Esta combinación única de carrusel y repetición de minutos hace su debut en una caja de 45 mm de oro rojo con un disco horario de oro blanco mate e índices de oro rojo. La combinación de una esfera abierta por el centro y una caja con fondo de zafiro permite ver perfectamente el complejo mecanismo de la repetición de minutos y el grabado a mano de los puentes del movimiento.