Blancpain sigue innovando en el circuito de Nürburgring e invita a valentino rossi a la serie Blancpain endurance

Compartir

A lo largo del fin de semana, Blancpain dio cita a sus invitados en la quinta etapa de la Serie Blancpain Endurance en el mítico trazado de Nürburgring, Alemania. La Manufactura de Le Brassus, patrocinador principal y cronometrador oficial del campeonato, contó entre sus pilotos con su presidente y consejero delegado Marc A. Hayek y con Valentino Rossi. Los mundos de la alta relojería y la mecánica de los automóviles más bellos se daban la mano para la ocasión, unidos por valores comunes: precisión, fiabilidad y resistencia.

El campeonato de la Serie Blancpain Endurance se ha convertido, en tan sólo dos temporadas, en un evento de referencia mundial en la modalidad GT y, ahora, demostraba una vez más su creciente popularidad con la presencia de medio centenar de bólidos apuntados a la prueba alemana. Tras su primera participación en Monza, el pluricampeón mundial de motociclismo Valentino Rossi se sumergía de nuevo en el universo de las carreras GT. Después de las primeras pruebas del sábado, el italiano, conocido con el apodo de "Il Dottore", compartió sus primeras impresiones con su contrincante Marc A. Hayek.

Durante los dos días, una exposición se encargó de mostrar los modelos más emblemáticos de la marca, mientras que un relojero realizaba demostraciones en un banco de trabajo. Blancpain también ofreció a sus invitados la posibilidad de probar diferentes experiencias de conducción, ya fuera mediante un simulador de carreras o al volante de un prestigioso Lamborghini gracias a la Driving Academy. Para acercarse de la mejor forma posible a la esencia de la competición, las personalidades invitadas pudieron participar en el famoso grid walk, visitar las salas de cronometraje y observar la precisión de los movimientos ejecutados por el equipo Blancpain-Reiter durante las paradas en boxes.

Con el fin de ofrecer una experiencia única a las celebridades presentes, como Valentino Rossi y Erol Sander, Blancpain organizó también un desfile al volante de Lamborghinis Gallardo en el afamado circuito de Nordschleife, uno de los más emblemáticos de las carreras de resistencia. Esta pista de más de 22 kilómetros, que discurre entre las montañas de la provincia alemana de Eifel, recibe también el sobrenombre de "el infierno verde", por su complejidad.

Cuando, finalmente, dejaron de rugir los motores, la paz se apoderó de nuevo de las montañas con el ritmo regular del tic tac de los relojes.