Blancpain Saint-Valentin 2012

Compartir

Fiel a su cita, Blancpain vuelve a presentar en 2012 una creación exclusiva para el día de los enamorados. Esta serie limitada de 14 ejemplares, cada uno engastado con 2,95 quilates de piedras preciosas, recupera la estética refinada de la colección Blancpain Women y la vincula a la sutileza de un cronógrafo ratrapante.

Luneta y asas engastadas con diamantes, canto engastado con cuatro diamantes y un rubí en forma de corazón, corona decorada con un diamante, botones recubiertos de rubíes en cabujón,... la caja de oro blanco de este Chronographe Saint-Valentin 2012 brilla con una luz deslumbrante. Su esfera de nácar grabado, adornada con tres corazones de nácar blanco y engastada con 8 diamantes, saca a relucir la delicadeza del trabajo realizado por los artesanos de la Manufactura. Otro guiño más a Cupido es el bamboleo en forma de corazón del segundero, delicadamente pintado con pluma, que le proporciona su característica forma abombada. El fondo de zafiro de la caja de 36 mm permite contemplar la complejidad del movimiento, con sus 308 componentes y 37 rubíes, así como la masa oscilante engalanada con nácar rosa.

El Chronographe Saint-Valentin 2012 alberga en su interior el calibre automático F185, que da vida al primer cronógrafo ratrapante para mujer. Ofrece la hora y los minutos en el centro, los segundos en un contador situado a las 6 horas y la fecha a través de una ventanilla ovalada situada a las 12 horas. El segundero del cronógrafo está centrado, mientras que los minutos y las horas transcurridas se contabilizan en sendos contadores, situados a las 3 y a las 9 horas. Dos botones permiten controlar las mediciones. El primero se encuentra situado a las 2 horas y permite poner en marcha y parar el cronógrafo, mientras que el segundo se encuentra a las 4 horas y permite realizar la función de aguja ratrapante (flyback). Al pulsar una vez este botón, se detiene la medición del primer intervalo y se colocan las agujas otra vez a cero. El cronometraje continúa inmediatamente al soltar el botón.

Este modelo, equipado con una correa blanca de piel de caimán y que se presenta en un estuche de maderas preciosas ataviado con una delicada funda de napa blanca, sólo se comercializa a través de las tiendas Blancpain.