1735-2010: ¡LOS 275 AÑOS DE BLANCPAIN!

Compartir

Año 2010, hace exactamente 275 años se efectúa el apunte de Jehan-Jacques Blancpain con el título relojero en los registros del pueblo de Villeret. Tres creaciones excepcionales conmemorarán este importante aniversario en la feria relojera Baselworld: una gran complicación inédita en la colección Le Brassus con el primer carrusel del mundo que anima un movimiento de repetición de minutos dotado de un timbre catedral; la nueva colección Villeret que revela la sutil reinterpretación de la línea más clásica de Blancpain; y por último, la línea L-evolution presenta una nueva pieza que además indica la semana del año.

La gran complicación Le Brassus está equipada con el carrusel volante de Blancpain. Desde su lanzamiento hace dos años, esta pieza ostenta una serie de primicias mundiales. Son muy pocas las casas relojeras que pueden concebir y producir un movimiento relojero de tal complejidad. Blancpain es la única manufactura que ha logrado desarrollar un mecanismo íntegramente nuevo de repetición de minutos dotado de un timbre catedral y asociarlo a un carrusel volante de un minuto. Durante la concepción y desarrollo de este calibre vanguardista, Blancpain aportó innovaciones mayores a la construcción de una repetición de minutos, como el sistema de fijación del timbre catedral en la caja para obtener un sonido puro e inigualable y el dispositivo destinado a proteger el movimiento en caso de manipulación de la corona durante el funcionamiento de la sonería. Además, como bien merece un mecanismo de tal complejidad, el movimiento de esta pieza de excepción está dotado de puentes y de una platina de oro rojo minuciosamente grabados a mano.

La nueva colección Villeret simboliza las emociones estéticas y las complicaciones relojeras que reflejan los valores esenciales de Blancpain desde principios de los años 80, elevándolos a niveles desconocidos hasta el día de hoy. Estos logros técnicos son producto de las considerables inversiones realizadas por Blancpain en la construcción de movimientos a lo largo de los últimos años. La colección Villeret, la línea más clásica de Blancpain, se distingue por su legendaria caja double pomme y sus esferas sobrias y elegantes. Estos elementos característicos se mantienen presentes en los nuevos modelos y, aunque han sido ligeramente modificados para hacerlos evolucionar, conservan el aspecto característico de las creaciones Blancpain.

Desde hace prácticamente 30 años, el calendario completo con indicación de las fases de la luna es la complicación emblemática de la línea Villeret. Se ofrecerá en distintas variantes y entre ellas los modelos equipados con el movimiento automático Blancpain 66R9 con una reserva de marcha de 8 días. La colección estará compuesta por una amplia gama de guarda-tiempos manuales y automáticos, cuya pieza maestra estará equipada con el calibre de cuerda manual 13R0, con una reserva de marcha de 8 días.

De ahora en adelante la colección L-evolution cuenta con un Semanario animado por un movimiento automático de 8 días de reserva de marcha, con indicación de la semana del año y una fecha grande.